Con el corazón en un puño los voluntarios de Adaac tenemos que admitir que no damos a basto, somos voluntarios con trabajo, familia y hemos llegado al tope de casos que podemos afrontar, tanto económica como físicamente. Por este motivo declaramos que la asociación se encuentra CERRADA hasta nuevo aviso. Desafortunadamente no podemos hacernos cargo de más animales.