Recibimos una media de 8 avisos al día, de lunes a domingo, desde muy temprano en la mañana o pasada la media noche. Esto hace 56 avisos a la semana, más de 200 al mes y NO TENEMOS REFUGIO. Nuestra asociación está formada única y exclusivamente por voluntarios que cumplen con sus obligaciones diarias, iguales que las de todos vosotros: trabajo, familia y casa. La diferencia está que, entre obligación y obligación, nos escapamos para rescatar, alimentar, capturar, gestionar las colonias de todo el municipio, prestar atención veterinaria, transportar animales a sus revisiones o a sus casas de acogida/adopción, hacer visitas o entrevistas pre-adopción/acogida, mantenimiento web y diseños, cartelería, publicaciones en las redes, mercadillos, organización y desarrollo de eventos, charlas y talleres, alimentar recién nacidos cada dos horas aún tengamos que levantarnos a las 7 u 8 de la mañana para ir a trabajar, recoger y distribuir las donaciones, prestar ayuda a otras asociaciones que así lo precisen, etc. Después de todo esto, llega a tu casa y atiende a tu familia y a tu hogar y si te queda sólo un poquito de aliento, acuérdate de tí mismo.

En ocasiones recibimos avisos con ultimátum, como si fuera nuestro deber responder y auxiliar. "O vienes a recoger ya estos animales o los tiro", "tienes una hora para pasar a recogerlo". Recibimos llamadas o mensajes a nuestros teléfonos particulares avisándonos del paradero de un animal en mal estado y nos bloquean automáticamente, con lo cual nuestros voluntarios se tienen que movilizar para ver quién puede interrumpir sus obligaciones y presentarse en el lugar, ipso facto, para valorar y actuar con rapidez. Nos dejan en la puerta de casa camadas que hay que alimentar y atender como si no tuviéramos nada mejor que hacer. A todos estos, muchísimas gracias por vuestro egoísmo.

¿De dónde sacamos las fuerzas? Nos basta con mirarles a los ojos y ver en su mirada el agradecimiento por haberles rescatado. La única fuente que mantiene en marcha a las asociaciones son estos voluntarios, que luchan día a día para que estas pequeñas, pero grandísimas criaturas, tengan una oportunidad en la vida. Y lo más importante, nunca perdemos la esperanza.

Por esto y otras miles de razones es importantísimo que nos ayudes. Compra en nuestro mercadillo, participa en nuestros talleres, dona alimentos, colabora desde 1€ al mes, ofrécete como casa de acogida, hay mil maneras y cualquier ayuda es bienvenida. La unión hace que podamos ayudar a más animales. Para conocer otras formas de ayuda, haz clic aquí. Para más información en voluntariado, dirígete aquí. Gracias infinitas.