Desde aquí os queremos contar cómo se lleva a cabo el rescate de un peludo, puesto que parece algo sencillo pero sin embargo no lo es...

Cuando recibimos un aviso para rescatar a un animal toda nuestra maquinaria se pone en marcha, empezamos preparando la jaula trampa, buscando un delicioso bocado que nos sirva para atraer al animal que está en problemas y armándonos de paciencia...

Quizá esto último es lo más importante de todo, puesto que hay que aprender a esperar y estar dispuesto a hacerlo para no entorpecer la captura... También hay que armarse de paciencia cuando se acerca alguien al que no le gusta lo que haces y su unico objetivo es entorpecer tu trabajo, en este caso se debe estar por encima de estas personas, intentar hacer oídos sordos y dedicar todos los esfuerzos en salvar al peludín al que intentas ayudar.

Tras la espera si todo va bien y el peludo se confía y accede a la jaula trampa a por ese delicioso bocado que hemos elegido para él, hay que tener claro cómo actuar, puesto que esto será muy importante para salvaguardar la salud del peludín. Hay que pensar que cuando la jaula trampa se cierra emite un sonido que asusta al peludo, además se verá encerrado dándose cuenta de que ha caído en nuestro "engaño" y que aunque nosotros sepamos que es lo mejor para él... él sólo pensará en huir para ponerse a resguardo puesto que para ellos somos una amenaza.

Por ello cuando la jaula trampa se cierra debemos taparla con una manta o una sábana para intentar tranquilizarlo.

En este momento olvidamos todo lo malo, todas las horas de espera, todos los percances que hayan podido pasar puesto que ¡por fin un peludo está a salvo!