Cuando un gato forma parte de nuestra familia hay que tener especial cuidado con las plantas que tenemos en nuestros hogares, puesto que los gatos son muy amigos de las plantas y hay algunas que pueden hacerles mucho mucho daño.

Aquí os queremos dejar un listado de algunas de las plantas inocuas y otras tóxicas para nuestros compañeros felinos. Por supuesto que no estarán todas pero intentaremos que el listado sea de lo más completo, al menos de las más comunes. Si queréis más información aquí podéis encontrar un listado bastante completo, está en inglés por lo que si tenéis dudas consultadnos.

Plantas inocuas:

Aquí os dejamos algunas de las plantas que son inocuas para los gatos por si os encantan y no podéis prescindir de ellas en vuestro hogar o queréis tener un rinconcito verde.

  • Aciano (Centaurea cyanus)
  • Albahaca (Ocimum basilicum)
  • Alegría o impatiens (Impatiens spp)
  • Boca de Dragón (Antirrhinum multiflorum)
  • Bamboo (Phyllostachys aurea)
  • Calendula (Calendula officinalis)
  • Camelia (Theaceae)
  • Capuchina (Tropaeolum)
  • Catnip (Nepeta cataria) cuidado que en algunos casos puede llegar a ser tóxica produciendo vómitos y diarreas, aunque a la mayoría de los gatos les sienta bien, les estimula o relaja
  • Cilantro (Coriandrum sativum)
  • Eneldo (Anethum graveolena)
  • Fitonia (Fittonia verschaffeltii)
  • Hibiscus (Hibiscus syriacus)
  • Malva real (Alcea rosea)
  • Margarita africana (Gerbera jamesonii)
  • Orquídea (Orchidaceae)
  • Petunia (Solanaceae)
  • Rosa (Rosaceae)
  • Violeta africana (Saintpaulia)
  • Zinnia (Zinnia species)

Plantas tóxicas:

Entre las plantas que son tóxicas para nuestros gatos hay muchas, alrededor de unas 170, aquí vamos a destacar algunas de las más comunes que suelen existir en nuestras casas y jardines para que si tenéis alguna de ellas extreméis la atención al máximo para que vuestros gatos no tengan ningún problema.

 

Nombre planta

Foto

Efecto

Acebo (Ilex aquifolium)   Trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Una dosis superior, podría llegar a provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte.
Adelfa (Nerium oleander)   Trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, somnolencia con depresión del sistema nervioso central, fiebre, trastornos cardíacos con taquicardia o aumento de las contracciones del corazón y arritmias, dificultad respiratoria, debilidad, coma y muerte por paro cardíaco.
Alas de ángel, Caladio (Caladium hortulanum)   Tras la ingestión de caladio son: ardor bucal, salivación abundante, dolor intenso, irritación, edema o hinchazón de lengua, cuello, esófago, estomago e intestinos, trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas y dolor abdominal, y disnea o dificultad para respirar.
Albaricoque (Prunus Armeniaca)   Trastorno digestivo, trastorno neurológico o cardíaco. Causa problemas en la vista, alteraciones en la respiración y dilatación de las pupilas.
Aloe (Aloe Vera)   Es tóxica la corteza, que causa trastornos digestivos con vómitos y diarreas. Sin embargo el gel interior puede tener propiedades beneficiosas en gatos.
Amarilis, Estrella de Caballero (Amaryllis belladona)   Tras la ingestión se producen trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, dolor abdominal y malestar general, falta de coordinación, trastornos cardíacos y en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte del gato.
Anturio (Anthurium anturios) o flor de flamenco   Trastorno digestivo, irritación oral, dolor e hinchazón de boca, labios y lengua, salivación excesiva, vómitos y dificultad para tragar.
Azalea (Rhododendron ferrugineum)   Trastorno digestivo, produciendo diarrea, vómitos y salivación excesiva. En pequeñas cantidades, falta de coordinación acompañada de alucinaciones. En cantidades más elevadas: daños digestivos agudos, dificultad respiratoria, alteración del ritmo cardíaco, convulsiones, hipertensión, coma e, incluso, la muerte en los casos más graves.
Azucena (Lilium)   Trastorno digestivo, y /o trastorno cardíaco. También problemas renales. Tras la ingestión presentará vómitos, pérdida de apetito y decaimiento. Conforme los daños en el sistema renal avanzan, el felino reducirá los vómitos hasta su total desaparación, empezará a provocar anorexia por la falta de alimento e, incluso, puede dejar de producir orina.
Los síntomas no son imnediatos, los primeros indicios acostumbran a aparecer pasadas las dos horas tras la ingesta de la planta. Si no nos percatamos de ellos, el fallo renal se torna agudo pasados los tres días tras la intoxicación. Por ello, resulta imprescindible acudir al veterinario, puesto que solo el tratamiento médico puede salvar la vida de nuestro gato.
Begonia (Begonia aconitifolia)   Trastorno digestivo, trastorno en ojos y/o piel. Tras ingesta sensación de ardor e irritación en la boca y lengua, dificultad para tragar y vómitos.
Cala (Zantedeschia aethiopica) o lirio de agua   Irritación oral y bucal, quemazón, salivación excesiva, vómitos y dificultad para tragar
Ciclamen (Cyclamen)   Tras la ingestión: trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas, malestar general y dolor abdominal, convulsiones, insuficiencia renal y parálisis.
Clivia miniata (Clivia miniata)   Tras la ingestión presentan vómitos, diarreas e irritación de aquellas partes a las que llegan las porciones ingeridas.
Costilla de Adán (Monstera deliciosa)   Tras la ingestión se producen alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago.
Crisantemos (Chrysanthemum)   Trastorno digestivo con vómitos, diarrea, excesiva salivación, trastorno en ojos y piel, dificultad en coordinación
Crotón (Codiaeum variegatum)   El contacto provoca dermatitis con irritación, enrojecimiento y posible aparición de vesículas o ampollas. Tras la ingestión se observa ardor bucal, salivación excesiva, dificultad para deglutir, inflamación de lengua, esófago y estómago, trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas, vómitos y dolor abdominal, dilatación de las pupilas, convulsiones, alteraciones renales y hepáticas y, en casos extremos y debido a una sobredosis, muerte del gato.
Difenbaquia (Dieffenbachia)   Trastorno digestivo, trastorno en ojos y/o piel. Contacto directo puede provocar dermatitis con irritación, enrojecimiento, inflamación y en ocasiones aparición de vesículas o ampollas. Tras la ingestión síntomas inmediatos, lo más frecuente es que el animal deje de ingerirla. Ardor bucal, inflamación, dolor intenso, salivación excesiva, dificultad para deglutir, edema o hinchazón de cuello, esófago, estómago e intestinos, vómitos, disnea o dificultad para respirar y, en casos excepcionales, dependiendo de la cantidad ingerida y del peso del animal, muerte por asfixia.
Espatifilo (Spathiphyllum) o cuna de Moisés, flor de la paz, lirio de la paz, vela del viento, flor de muerto   Trastorno digestivo, trastorno en ojos y/o piel
Eucalipto (Eucalyptus melliodora)   Trastorno gastrointestinal con vomito, diarrea, debilidad y exceso de salivación.
Filodendro (Philodendron)   Los síntomas después de masticar el filodendro son inmediatos: ardor bucal, dolor agudo, salivación excesiva y edema o hinchazón de lengua y faringe con dificultad para respirar. Si se llegase a producir su ingestión, los síntomas se pueden agravar con edema de esófago, estómago e intestinos, vómitos, asfixia y en casos extremos, muerte. Tras la ingestión del filodendro, los gatos presentan un cuadro clínico bastante preocupante con trastornos renales, agresividad, convulsiones y en algunas ocasiones encefalitis o inflamación del encéfalo con debilidad muscular y parálisis.
Flor de Pascua (Euphorbia pulcherrima)   Trastornos digestivos. En caso de tener contacto directo con la savia de la planta, esta producirá irritación en la piel y ojos del felino, comezón y erupciones.
Glicinia (Wisteria), flor de pluma, visteria china    Causa trastorno digestivo con vómitos (algunas veces con sangre), diarrea y depresión
Hiedra (Hedera hélix)   El contacto directo con la hiedra puede provocar: dermatitis con irritaciones, erupciones cutáneas e incluso aparición de ampollas y úlceras. Los síntomas tras la ingestión de la hiedra son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y malestar general, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca y, dependiendo de la dosis ingerida y del tamaño del animal, coma. En casos extremos, se puede dar la muerte por asfixia con parada respiratoria.
Hortensia (Hydrangea)   Tras la ingestión se producen trastornos gastrointestinales con diarreas, vómitos y dolor abdominal, malestar general y falta de coordinación.
Ipomea, Correhuela, Campanilla (Ipomoea, Convolulus arvensis)   Existen varias especies que pertenecen a este género y en la mayoría de ellas las semillas y las raíces con altamente tóxicas; el resto de la planta es purgante. Al ingerir se produce una acción alucinógena acompañada de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, violentas diarreas y dolor abdominal.
Jacinto (Hyacinthus orientalis)    Trastorno digestivo con vómitos intensos, diarrea (en ocasiones con sangre), trastorno neurológico con temblores y depresión.
Kalanchoe (Kalanchoe)   Trastorno digestivo con vómitos y diarrea, trastorno neurológico y trastorno cardíaco con arritmias
Lirio (Iris foetidissima)   Trastornos digestivos, como diarrea, vómitos, dolor abdominal y malestar general. En los casos más graves puede provocar hipertensión e incremento de la presión arterial del felino.
Manzano (Malus Domestica o Malus sylvestrus)   Trastorno digestivo, trastorno neurológico o cardíaco. Causa problemas en la vista, alteraciones en la respiración y dilatación de las pupilas.
Marihuana (Cannabis sativa)    Trastorno digestivo, trastorno neurológico y /o trastorno cardíaco. Algunos síntomas: falta de coordinación, vómitos, diarrea, babeo excesivo, convulsiones, incremento del ritmo cardíaco y, en los peores casos, coma.
Muérdago (Viscum album)   Necesaria la ingesta de grandes dosis para producir trastornos importantes. Tras la ingestión se producen trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, dilatación de las pupilas, salivación abundante y sed excesiva. Los síntomas más preocupantes son los cardiocirculatorios o neurológicos con asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, falta de coordinación, convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte por parada cardíaca.
Narciso (Narcissus pseudonarcissus)   Por contacto la planta desarrolla irritación en la piel, mientras que ingerida produce problemas gastrointestinales graves como vómitos y diarrea aguda, inflamación y dolor abdominal,salivación excesiva, convulsiones y trastornos cardíacos que pueden llevar a la muerte del animal.
Palmera sagú (Cycadaceae)   Trastorno digestivo, tras ingesta presenta vómitos, diarrea, gastroenteritis con sangrado y, en los caso de intoxicaciones severas, daño al hígado y muerte.
Poto (Epipremnum aureum/Rhaphidophora)   Sólo el masticarla puede provocar irritaciones varias, tanto en el paladar, lengua, etc., como en todas aquellas zonas donde llegue a establecer contacto. Tras la ingestión se producen trastornos del aparato digestivo, produciendo fuertes y frecuentes vómitos.
Ricino (Ricinus communis)   Trastornos gastrointestinales con vómitos, fuertes diarreas sanguinolentas y dolor abdominal, falta de coordinación, salivación abundante, somnolencia, convulsiones, hemorragias, insuficiencia renal, coma y en casos extremos, la muerte.
Tejo (Taxus baccata)   Tras la ingestión se produce una conducta agresiva seguido de una somnolencia absoluta, trastornos gastrointestinales con dolor abdominal, irritación, vómitos y diarreas, dilatación de las pupilas, falta de coordinación, disnea o dificultad para  respirar, inflamación renal y hepática, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca, debilidad muscular, parálisis, temblores, convulsiones, coma y muerte por parada cardiocirculatoria.
Tulipán (Tulipa)   Trastorno digestivo, y /o trastorno cardíaco. También problemas renales. Tras la ingestión presentará vómitos, pérdida de apetito y decaimiento. Conforme los daños en el sistema renal avanzan, el felino reducirá los vómitos hasta su total desaparación, empezará a provocar anorexia por la falta de alimento e, incluso, puede dejar de producir orina.
Los síntomas no son imnediatos, los primeros indicios acostumbran a aparecer pasadas las dos horas tras la ingesta de la planta. Si no nos percatamos de ellos, el fallo renal se torna agudo pasados los tres días tras la intoxicación. Por ello, resulta imprescindible acudir al veterinario, puesto que solo el tratamiento médico puede salvar la vida de nuestro gato.

 

¿Qué efectos pueden producir las plantas tóxicas en el gato?

La mayoría de las plantas tóxicas son irritantes, por lo que la mayoría de los síntomas que aparecen son irritación o inflamación, pueden aparecer rojeces, hinchazón, picores en la piel o en la boca. O incluso puede darse la pérdida del pelo en la zona afectada.

Otras plantas afectan a algun órgano en particular, por lo que los síntomas que veremos estarán relacionados con el órgano afectado. Algunos síntomas que deben mantenernos alerta si sospechamos que nuestro gato ha estado en contacto con una planta tóxica son:

  • Vómitos, diarreas, pérdida del apetito o decaimiento del ánimo (el aparato digestivo estará siendo afectado por la toxina de la planta)
  • Convulsiones, espasmos, salivación excesiva, falta de coordinación o pupilas dilatadas (el sistema nervioso está afectado)
  • Si notamos que el ritmo cardiaco es muy acelerado o que se producen arritmias (el corazón está afectado)
  • Si vemos que tiene problemas para respirar (el sistema respiratorio es el afectado)
  • Si observamos que bebe excesiva agua o que tiene problemas urinarios, estos problemas suelen aparecer pasadas unas horas de la intoxicación (el sistema renal está afectado, al pasar los días deasparecen los vómitos y el fallo renal se hace más extenso)

Según el tipo de intoxicación y la planta, el gato puede desarrollar un tipo de trastorno o varios.

¿Qué hacer si tu gato entra en contacto con una planta tóxica?

Si por un descuido tu gato llega a tener acceso a una planta tóxica es muy importante saber qué hacer, puesto que esto puede llegar a salvarle la vida.

Algunos consejos antes de llevar al gato al veterinario si sospechas que ha estado en contacto con una planta tóxica:

  1. Eliminar los restos de la planta que hayan podido quedar adheridos a su pelaje y piel.
  2. Lavar si es necesario con agua tíbia y un poco de jabón que no sea irritante.
  3. Identificar cuál es la planta con la que ha estado en contacto puesto que como hemos visto anteriormente no todas les afectan de la misma forma y el tratamiento será más efectivo si se conoce a qué órganos afecta la planta.
  4. Acude con tu gato al veterinario, el tiempo es oro por lo que si realizas todos los pasos anteriores y sigues viendo que tu gato no se encuentra bien transcurridas 1 o 2h no lo dudes, acude a tu veterinario urgentemente. Allí le realizarán un exámen físico y conociendo la planta que haya ingerido podrán suministrarle el tratamiento más efectivo para cada caso.